Relaciones entre cobayas: cómo introducir a un nuevo miembro en la familia

Siempre es bueno que las cobayas tengan compañía, porque es como viven en su hábitat natural. En este sentido, es positivo entender cómo interactúan unas con otras, para poder fomentar los lazos afectivos entre ellas y potenciar al máximo su convivencia.

 

Si tenemos un grupo de cobayas, introducir un nuevo miembro empieza con la dominancia de los de arriba. Y el peor tipo de dominancia normalmente sale de la hembra que está más abajo en la jerarquía: es decir, de la que está justo por encima de él en la escala de poder, ya que quiere asegurarse de que no le quiten el puesto.

Buscando cariño y aceptación

Así, los machos y las hembras superiores serán los que en principio harán que el recién llegado o llegada tenga una más o menos cálida bienvenida. La cobaya que acaba de llegar buscará en ellos cariño, para certificar que le aceptan: se les acercará, les rozará y ellos responderán con un gesto, rozándola también o dejándose tocar.

Reacciones a la dominancia

En cambio, la hembra inmediatamente superior a él exhibe su poder. Su comportamiento es amenazante y quiere preservar su posición en el ránquing. En este caso, el “nuevo” puede responder de dos maneras: o bien con tranquilidad (esto normalmente se da si las cobayas más veteranas le han mimado bastante) o bien con un grito agudo como de sorpresa o de dolor.

Si sucediera lo primero, que la cobaya que ha llegado reaccione con tranquilidad, ya se pueden dejar juntas todas las cobayas y sólo irlas observando por precaución. Si sucede lo segundo, que la nueva cobaya reacciona con un grito o con miedo, hay que separarla y volver a hacer el procedimiento de juntarlos al día siguiente, hasta que el más nuevo se vea tranquilo. En este caso, la actitud dominante por parte de la hembra también cesará paulatinamente.

 

Y si te interesa cuál puede ser el grito de miedo y otros más, ¡escucha los sonidos en este vídeo! Antonio te explicará qué significan.

 

 

 

Categories: Las Cobayas

4s Comments

  1. Hola queridos amigos!!

    Somo de Chile y el año 2012 llegó a nuestra casa Copito! un cobaya al principio muy tímido y luego se convirtió en uno más de la familia. Luego leyendo varios foros al respecto decidimos traerle un compañero a Copito, y fuimos a buscar a mediados del año pasado a Johnny Punky un pequeñín recién destetado de su madre. Al comienzo Copito quiso demostrar su dominancia, sin atacarlo, solo con sonidos y ronroneos que se interepretaban como”Acá mando yo”, luego de intentar montarlo un par de veces y Johnny reaccionando bien, sin chillidos, solo moviéndose, comenzaron a tener una relación casi de padre e hijo, compartiendo la gran casa que tenía Copito y paseando por nuestro jardín, siempre Johnny detrás de Copito siguiéndolo.

    Pero ahora al parecer, Johnny está “maduro” y ha comenzado a pelea por el dominio, al principio era solo castañeo de dientes,luego unas pequeñas riñas, hasta que Johnny mordió de tal manera a Copito en varias partes de su cuerpo en una pelea casi imposible de separarlos con consecuencia de heridas con puntos para Copito, desde entonces hace un mes aproximadamente los tenemos en jaulas separadas y cuando los soltamos también lo hacemos en forma separada para no incurrir en nuevas peleas.

    Seguirá, así?? o es solo temporal?

    Se veían tan bien juntos!!!

    Cariños a toda la comunidad!!!

    Reply
    • Dos machos enteros siempre pelearán, la única opción de que eso cambie es la esterilización de ambos, y aún así no siempre funciona (aunque es muy probable). Desde luego si no los esterilizan, no podrán volver a juntarlos. Un saludo

      Reply

Leave A Reply

Your email address will not be published.

3 + 15 =