La personalidad de las cobayas

Las cobayas son extremadamente sociables, con muchísima energía e inteligentes. Alguna gente cree que, como no dan señas de inteligencia como perros y gatos, no se pueden entrenar, pero en realidad a base de técnicas de repetición, tus cobayas pueden aprender muchas cosas de comportamiento, como no morder el sofá o los cables. Por otro lado, pasar este tiempo con ellas les da la atención y la compañía que todas las cobayas, como animales sociales que son, necesitan.

Una cobaya es un ser inteligente, gracioso y social. En lo salvaje, viven en compañía y, por ello, el hecho de que nosotros les podamos dar atención y tiempo es de inestimable valor para su salud mental y su bienestar. Acostumbrada a la interacción y la estimulación como algo natural, si se la deja sola continuamente, esto puede resultar en inactividad y tristeza. Por ello, es importante que cada vez que vayáis a casa, juguéis con ella, la sujetéis en los brazos, etc. Otra opción por la que mucha gente apuesta es la de vivir en compañía. Ya tenemos un artículo sobre este tema, pero es bueno recordar que dos machos juntos solos se pelean, así que es mejor hembras juntas o, en todo caso, macho y hembra. Si no queréis tener crías, podéis esterilizarlos.

 

Energía inacabable

Divertirse, como hemos dicho, forma parte de la naturaleza de estas graciosas mascotas. Necesitan quemar energía y, sobretodo, cuando jóvenes, son extremadamente energéticas. Por ello, no es saludable dejarlas encerradas todo el día. Necesitan libertad y, en todo caso, vigila que la habitación donde las dejas esté preparada para su presencia: piensa que tu idea de diversión y la suya pueden diferir bastante. Para las cobayas, roer muebles o cables es divertidísimo, mientras que para ti, obviamente, ¡no los es! Por ello, como hemos dicho, entrenarlos para que aprendan qué pueden hacer y qué no es esencial para ti y para ellas, para que vuestra relación no sea un estira-y-afloja constante.

 

Rutina

 

Como seres inteligentes que son, las cobayas necesitan su rutina y será, no nos cansamos de repetirlo, el animalito más feliz del mundo si en esta rutina diaria le incluyes un rato de juego con ella. Es muy importante para que siga con su carácter divertido y animado. Así que la personalidad de la cobaya es una personalidad divertida, graciosa, sociable…pero, como todo, hay que regarlo y fomentarlo. De esta manera, los dos saldréis ganando y os beneficiareis mutuamente de una compañía alegre y feliz.

 

Y para saber más sobre juguetes y hacerlas felices, ¡mira este vídeo!

 

comprobar también

Wild Hay, un heno silvestre exclusivo para tus cobayas

Las cobayas son animales herbívoros que necesitan variedad en su alimentación para crecer sanas y …

4 Comentarios

  1. Tengo dos cuyos macho y acabo de comprar dos hembras pero a uno de mi cuyos macho le gusta pelear y es muy timido como ago que no se pele con el otro por las cuyas sin separarlos de la misma jaula con las hembras

  2. Hola, tal vez ha pasado tiempo de la publicación, pero, de cualquier manera voy a hacer mi comentario y ojalá que alguien lo lea.
    Tengo una cobaya macho en casa desde octubre 2019, ahora es febrero, es decir, lleva 4 meses en casa con nosotros y, según el chico de la tienda, tenía 2 meses y medio cuando la fuimos a buscar.
    Me conoce y come de mi mano pero es sumamente asustadizo y se esconde para todo. Paso muchísimo tiempo con él y cuando lo acaricio hace como un ruidito que no se diferenciar si es placer o disgusto. Cuando la voy a acariciar de primeras, es una cosa como que vibra pero no de gusto, lo hace como diciendo que lo deje en paz jajaja, a mi me da risa pero en realidad me entristece que no nos quiera.
    ¿Es un comportamiento normal? ¿Qué me aconsejan para que esta situación mejore?

  3. cómo puedo hacer para que mi cobaya se deje agarar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.